sábado, 16 de junio de 2012

Paisaje artificial

Vivimos en una sociedad que vive desvinculada de la naturaleza ya que la máxima expresión de civilización es la superación de esta.

En publicidad y en el arte en general se representa a través de la reproducción del paisaje como un elemento cargado de valores positivos.

Se genera una dinámica en la que la escasez/perdida nos lleva a evaluar lo perdido como algo valioso. Y por tanto estimable como para ser utilizado en publicidad.

La publicidad utiliza/manipula la naturaleza en su discurso en cuanto a la contraposición que esta implica contra lo simbólico de nuestra sociedad. De manera que se contamina la percepción que la sociedad tiene la naturaleza. Esta se convierte en un concepto utilitario que previamente se ha convertido en un valor manipulable.